miércoles, 4 de enero de 2012

14. Distractions.


Zoé's POV
- ¡Pequeña! - Me llamaban así pues era la mas baja de los cinco, incluso mas baja que Doug.
- Hola Tommy, ¿Cómo estas?
- Bien ¿Y tú, Zoé?
- También, uhmm, escucha, me entere de lo de Frankie y Doug, el... uhmm... ¿Se encuentra bien?
- En realidad no - Eso era lo que mas me temía, el se veía muy enamorado de Frankie y por mas que me cayera mal, debía admitir que se veían felices juntos.
- ¿Qué tan mal esta?
- Tuve que internarlo en una clínica de rehabilitación.
- ¿¡Por qué!? - Me exalte bastante y me temí lo peor.
- Pues no habíamos visto a Doug en varios días, entonces el miércoles pasan la noticia de su ruptura en la televisión y nosotros lo vimos, Harry y yo nos preocupamos así que fuimos a buscarlo a su departamento.
- ¿Y?
- Lo encontramos inconsciente en el suelo con una botella de vodka en la mano, sospechamos que así estuvo toda la semana, ni siquiera se había bañado. - Una lagrima se derramo por mi mejilla, Doug... No... ¿Por qué?... Estúpida Frankie...
- Mi Dougie...- ¿Eh? - Esperen... ¿Qu... Que fue lo que dije?
- ¿Dijiste algo?
-Ahh... Nada... ¿Cuándo se interno?
- Hace unos minutos, he hecho apenas voy saliendo de la clínica.
- ¿Cuánto tiempo estará ahí?
- Nos dijeron que saldría en un mes.  - ¿¡Un mes!?
- ¿Aceptan visitas?
- No lo se, la señorita me dijo que es muy extraño que permitan visitas a los pacientes - Escuche tristeza en su voz y me lo imaginaba, ellos eran como, o mas bien, eran una familia y dejar de ver a uno por ese lapso de tiempo seria difícil.
- Cuando salga va a estar mejor Tommy, te lo aseguro. - Intente animarlo un poco pero no lo logre.
- Eso espero. - Lo escuche soltar un suspiro.
- ¿Qué tal si vienen un rato y vemos películas o algo? - Seria una distracción perfecta.
- Nos vendría bien, ¿Quieres que lleve algo?
- Uhmm... No, o tal vez películas que quieran ver, yo no tengo muchas.
- Ok, ¿En dónde vives ahora?
- En... - Le di la dirección de mi departamento. - Piso diez, departamento 1201.
- Le aviso a los chicos, Zoé ¿Te puedo pedir un favor?
- Si, claro, ¿Que pasa?
- Danny no lo sabe y Harry sospecha un poco pero no tienen idea de donde esta Dougie ahora, por favor no les vayas a decir, cuando todos estemos ahí yo les diré.
- Si, no te preocupes.
- Gracias, pequeña, nos vemos.
- Si, hasta luego.
Deje mi celular en la mesa que estaba enfrente del gran sofá de mi living. Me cambie pues todavía seguía en pijama.
Fui a la cocina, tome unas cuantas botanas, saque cuatro copas y una botella de vino tinto, sabia que a ellos les gustaba.
Lo coloque todo en la misma mesa en la que estaba mi celular y espere a que llegaran, todavía era temprano, apenas iba a ser mediodía pero mínimo esto serviría para que se distraigan un poco.
Mientras esperaba a que llegaran empecé a tocar unos acordes en mi guitarra hasta que me halle ahí, tocando y cantando The Story de 30 Seconds To Mars.
This is the story of my life, these are the lies I have created...
- Nunca me voy a cansar de escucharte cantar pequeño monstruo. - Escuche a Danny decir detrás de mi cuando cante esa ultima parte, deje la guitarra de lado y me acerque a él a saludarlo con un abrazo.
- No soy tan buena como tu.
- Eso todo mundo lo sabe.
- La modestia es tu fuerte Jones - Dije sarcásticamente a lo que el soltó una risa. - ¿Y los demás?
- Harry ya viene subiendo, Tom apenas viene en camino y nos dijo que Doug no podía venir. Por cierto,  lindo departamento.
- Gracias.
- Oh, tienes un piano, ¿Sabes tocarlo? - Dijo mientras se acercaba a él y se sentaba en el banco que estaba delante.
- A decir verdad no mucho, sé lo básico como tocar “Twinkle, Twinkle Little Star”. -Danny soltó una carcajada.
- Entonces ¿Por qué lo compraste?
- No estaba en mis planes hacerlo, pero al verlo me recordó mucho al que tenían mis padres.
- Por cierto, ¿Qué paso con ellos? - Sabia que les tenia que decir en algún momento, ellos, después de estos meses, se habían convertido en mi familia, tal vez yo para ellos era una amiga mas pero no me importaba.
- Cuando lleguen Harry y Tom... - Tocaron la puerta. - Ese debe ser Harry, voy a abrir. - Fui y abrí la puerta, acerté.
- Harry, pasa.
- Gracias, veo que por fin cumpliste lo de vivir en tu propio departamento - Si, ellos sabían casi todo acerca de mi, excepto por qué estoy aquí en Inglaterra. - ¿Dónde dejo esto? - Traía unas papas
- Oh, gracias, uhmm... en la cocina por favor - Se me quedo viendo confundido - Dame, yo los dejo. - Tome las frituras y las lleve a la cocina, escuche que tocaron nuevamente la puerta.
- Yo voy. - Fui corriendo hacia la puerta mientras divisaba como Harry y Danny exploraban mi departamento, abrí y ahí estaba Tom. Me saludo con un beso en la mejilla y lo hice pasar, saludo a los chicos y me pregunto por el piano, le conteste lo mismo que le había dicho a Danny hace unos minutos, después me acorde de algo.
- Tú sabes tocarlo ¿No Tom?
- Si ¿Por?
- ¿Me enseñarías? - Esperaba obtener un si, era muy importante para mi aprender más de lo poco que ya sabía.
- Si, claro, ¿A qué hora sales de trabajar?
- Normalmente a las seis pero eso cambia cuando tengo una sesión con algún cliente.
- Uhmm... - Se quedo pensando unos segundos - Podríamos vernos aquí o en mi casa cuando salgas de trabajar, solo me llamas.
- ¿Enserio? ¿No te cambio tus horarios o algo así?
- No, ahora solo estamos promocionando nuestro disco, el tour empieza en marzo así que no hay mucho que hacer.
- Mil gracias Tom. - Dije acercándome a el para darle un abrazo.
- De nada, pero ¿Por qué quieres aprender?
- Mi mama sabia tocar el piano de una manera increíble y me gustaría aprender a hacerlo. - Solté un suspiro. Me acerque al sillón del living y me senté cruzando mis piernas. Los chicos me imitaron, Harry se sentó a mi derecha, Tom y Danny a mi izquierda.
- Entonces Zoé, ¿Qué le paso a tus padres? - Pregunto Danny curioso. Sabia que no se le olvidaría ese asunto.
- Es una larga historia.  - intente zafarme por la tangente, tome el control y encendí la tele.
- Tenemos un largo rato ¿No? - Dijo Harry mientras tomaba vino de su copa y apagaba la televisión.
- Tendría que empezar desde que mis padres se conocieron.
- Adelante - Asintió Tom
- Ok... - Dude unos instantes pero, pensándolo bien, esto me ayudaría a desahogarme. - Mi padre era Ryan Miller Rosewood, él era de aquí, Inglaterra, mas específicamente de Manchester, estudio periodismo y se graduó a los veintidós años.
- A la misma edad que tu. - Danny parecía estar comparando mi vida con la suya.
- Sip... El muy pocas veces ejercía la carrera que estudio pues él amaba la historia y la música pero sus padres, mis abuelos, eran de las personas mas estrictas que existían, no permitían ningún cambio sin que lo examinaran cuidadosamente, Ryan estaba cansado de eso así que decidió huir, pero no solo huir de casa si no que de su país, decidió viajar por todo el mundo pues el tenia gran conocimiento de todos los países e incluso sabia hablar mas de diez idiomas, era un genio prácticamente, sus acompañantes fueron; dinero, ropa y una guitarra, él amaba la música en una medida inmensurable, tocaba muchísimos instrumentos; piano, violín, guitarra, el a sus veintidós años había dominado lo que le cuesta a uno una vida entera. En una de sus travesías llego a la península de Yucatán en México donde conoció a mi madre en las ruinas de Chichen-Itzá.
Mi madre era una historiadora estadounidense de veintidós años, su nombre era Sylvia Smith Johnson, ella no quería esa vida, no le gustaba la historia pero sus padres, tan estrictos como los de Ryan, la obligaron a estudiar eso. Ella junto con sus padres habían decidido explorar el mundo entero para que ella viera lo maravillosa que la historia podía ser pero a Sylvia no le gustaba eso, su pasión era la música y el ballet, ella sabia tocar el piano pues desde pequeña tomo clases pero sus padres no aceptaron ese futuro para su única hija. El primer lugar que visitaron fue México y pasaron por cada estado hasta llegar a Yucatán, fueron primero a Uxmal-Kabah y después a Chichen-Itzá, ella tomo un camino separado al de sus padres.
Caminaba mientras observaba cada resto histórico de ese majestuoso lugar, era para ella algo impresionante y ahí fue donde empezó a amar la historia. Cuando se acercó a la pirámide del Sol un chico choco con ella, era apuesto, alto y traía una guitarra en la mano, si, ese era Ryan.
Les basto con una mirada para pertenecerse, para caer profundamente enamorados uno del otro. Las siguientes dos semanas Sylvia y Ryan se la pasaban todo el día juntos explorando aquel maravilloso estado hasta que ella se tuvo que marchar a su siguiente destino, Ryan le dijo que se escapara con el y ella, sorpresivamente acepto. La noche anterior de su vuelo hacia Panamá, Sylvia dejo una carta a sus padres y se marcho con Ryan. Ambos estaban felices pues estaban juntos. Al mes ellos ya se estaban casando y justo después de eso Sylvia se entero de que estaba embarazada.
- ¿De ti? - Pregunto Tom abrazando una almohada.
- No, de mi hermano.
- ¿Tienes un hermano? - Danny sonaba sorprendido
- Dos, de hecho.
- ¿Qué paso con ellos? - Harry se unió a las preguntas.
- Eso es mas adelante, ¿Puedo continuar? - Sentía que le estaba contando una historia a unos niños pequeños, los tres asintieron con al cabeza. - Uhmm…
- El primer embarazo de Sylvia. - Me recordó Tommy para después cubrir la mitad de su rostro nuevamente con el cojín.
- Gracias - Le dedique una sonrisa - Entonces Sylvia se entero de que estaba embarazada y ambos tomaron la decisión de quedarse a vivir ahí, en México. Con mucho trabajo ambos lograron por fin comprarse una pequeña casa, Sylvia tuvo a su primer bebe Leonardo, él era de tés rubia como la de ellos y ojos verdes. Con su nacimiento llego mucha alegría a su vida pero también muchas ganas de lograr mas entonces ambos consiguieron trabajos nuevos donde pudieran asegurar una buena vida a su pequeño, el como vendedor de bienes raíces y ella como maestra de música, si, eran trabajos comunes pero a ambos les pagaban bien. Después de tres años hubo dos buenas noticias; la primera fue que pudieron comprar una casa más grande y la segunda fue que Sylvia estaba embarazada nuevamente esta ocasión de una niña. - Todos se me quedaron viendo más fijamente y pude leer la misma pregunta en sus ojos - Si, esa niña era yo. Después de nueve meses nací, tengo la misma tés pálida de ellos a excepción de que yo tengo ojos cafés y los de mis padres eran verdes y azules, me dijeron que yo los saque de mi abuelo lo cual no me gusto. En fin, esta historia la conocí hace unos ocho años, cuando estaba en mi ultimo año de secundaria y también a esa edad fue cuando conocí a McFLY con la canción 5 colors in her hair pero esa es otra historia. A finales de marzo del 2009 mi mamá se entero que estaba embarazada de nuevo y esa pequeña nació el primero de enero de este año, era una pequeña que salió con tés pálida como la de todos pero con ojos azules, su nombre era Larissa. Total yo conocí esta historia en abril. Yo ame esa historia, era mi ilusión encontrar a alguien que me viera como mi padre veía a mi madre, alguien que me amara como ellos se amaban pues siempre he tenido como que esa mala suerte de tener novios patanes e idiotas. Entonces conocí a Evan en la universidad, él era mi primer amigo hombre y era un encanto, después me pidió que fuera su novia, él era un chico agradable, dulce y siempre me hacia reír así que decidimos intentarlo. - Vi a Danny con la intención de preguntar algo que adivine - No, no me desvío del tema, Evan tiene mucho que ver pues en junio lo invite a casa para que conociera a mis padres y él acepto gustoso, él y yo no estábamos enamorados ni nos amábamos como algunos decían solo sentíamos un gran cariño. Ese día fue y conoció a mi familia, todos lo aceptaron pero mi hermano le hacia bromas pesadas, mi mama me pidió ir a comprar unas cosas y él se ofreció a acompañarme pero yo me negué, quería que se quedara un rato mas con mi familia. Me tarde unos escasos diez minutos. - Sentí como un nudo se formaba en mi garganta y mis ojos empezaban a cristalizarse. - Perdón... Uhmm... Cuando regrese mi casa estaba completamente envuelta en llamas - Recordar esa escena en mi mente provoco que un escalofrío recorriera mi espalda-  Nadie... - Mi voz sonaba ahogada y temblorosa - Nadie sobrevivió. - Ahí mi resistencia se quebró, yo me quebré llorando todo lo que me había faltado llorar hace unos meses. Tom me abrazo y me hundí en su pecho llorando como una maniática, no decía nada, nadie lo hacia. Dure diez minutos ahí, escondida en los brazos de Tom que era como si mi hermano me estuviera abrazando. Cuando deje de llorar limpie los restos de lagrimas que invadían mis mejillas y me solté de sus brazos.
- ¿Estás bien? - Pregunto Tom antes de soltarme.
- Si... Lo siento, creo que apenas siento el peso de su pérdida.
- ¿Por qué lo dices? - Dijo en esta ocasión Danny.
- Porque no había soltado una lagrima sobre ese asunto hasta hoy.
- El accidente... - Harry empezó a preguntar pero parece que no encontraba las palabras indicadas para terminar. - ¿Es la razón de que vivas aquí?
- Si, mis abuelos murieron, mi madre era hija única y mi padre tiene una hermana la cual vive aquí.
- Y es Rachel. - Concluyo Tom.
- Sip, uhmm... Perdón por lo de tu playera - La había dejado llena de lágrimas.
- No te preocupes - Dijo riéndose un poco.
- Vaya que parece de película. - Danny soltó una carcajada a lo que Harry le respondió pegándole en el brazo - Es que en serio y sin ofender, Zoé.
- Si, lo se, a parte, termino siendo amiga cercana de mi banda favorita en este planeta - Al final solté un pfff y todos reímos. Por fin se había ido la tensión que yo misma forme. - Gracias por... Eh... Escucharme.
En ese momento todos voltearon a verme y después entre ellos tres, se pusieron de pie y gritaron ¡A ella! Y todos me cayeron encima sacándome el aire. Danny fue el que estaba pegado a mi estomago y oía sus estruendosas carcajadas mientras me hacia cosquillas.
- ¡Gordos! Eso es lo que son ¡Gordos! - Gritaba en broma mientras intentaba empujarlos lejos de mí. Después de unos segundos sentí menos peso, Harry se había quitado y después Tom, ahora solo estaba Danny y no me dejaba de hacer cosquillas.
- Danny ya, la vas a hacer explotar. - Dijo Tom y logro que Dan me soltara y me dejara respirar.
- Te voy a matar Jones... Cuando me pueda mover. - El soltó su típica carcajada.
Tom se sentó en el banco del piano y se puso a tocar una canción que reconocí de inmediato, toco la primera parte y llego al momento en que la letra se une con la música...
She falls asleep and all she thinks about is you
She falls asleep and all she dreams about is you…
Dije en voz baja pues note que Tom no tenía planes de cantar, pero al oírme me regalo una sonrisa y canto lo que seguía.

When she’s asleep the air she’s breathing is for you are why she wants to live
And she’s not got that much more to give

Me levante del sofá y me dirigí al piano, me senté al lado de mi y el solo asintió indicándome que cantara la siguiente parte.

She sits alone on her phone
She’s calling about her broken home…

Y así íbamos cantando…

Tom
And I don’t know what I should say
‘Cause she’s crying and feels as though she’s

Zoé
Thrown it all away and she won't last another day

Tom
You’re climbing her stairs unaware
That she’s hurting bad and lying very

Zoé
Still on the floor by the door but it’s locked
‘cause she was hoping you would come back for more

Tom
but it’s too late to realize you’ve made mistakes

Zoé
She falls asleep and all she thinks about is you
She falls asleep and all she dreams about is you…

Tom
When she’s asleep the air she’s breathing is for you are why she wants to live
And she’s not got that much more to give

Ambos
Please save me I’ve been waiting
Been aching far too long

Tom
She falls asleep and all she thinks about is you
She falls asleep and all she dreams about is you…

Zoé
When she’s asleep the air she’s breathing is for you are why she wants to live
And she’s not got that much more to give

Tom
Please save me

Zoé
I’ve been waiting...

Y termino con un hermoso solo.
- Se nota que eres nuestra fan. - Comento Danny - Por cierto Tom ¿Por qué no pudo venir Dougie? - Tom se me quedo viendo y lo note nervioso, no sabia como decirles que él estaba en rehab.
- Voy a pedir unas pizzas, enseguida regreso. - Decidí dejarlos solos. Fui a mi oficina porque  ahí tenia el teléfono, marque y pedí cuatro pizzas grandes. Me quedé tonteando unos minutos para que pudieran hablar.
Decidí quedarme la media hora de espera de la pizza en mi oficina pues no escuchaba sonido alguno proveniente del living. Cuando tocaron la puerta grite audiblemente "Yo abro" para no interrumpirlos. Salí de mi oficina y me tope con un Harry viendo a través de la ventana, un Danny escondiendo su rostro entre sus manos y a un Tom tocando la guitarra un tanto desafinado, me preocupa verlos así, mas que eso, me duele que falte uno.
Abrí, pague las pizzas, las recibí, las puse encima de la mesa de mi living. Esperaba ponerlos de buen humor, bastante complicado creía yo.
- Hey, tigger - Me dirigía a Harry por un gracioso video que me mostraron hace mucho - Te estoy hablando, grandote - Le lance un cojín, giro a verme malhumorado - Es difícil, lo se, a mi tampoco me gusta que este ahí adentro y menos por esa... - Controle mis palabras pues voltearon a verme sorprendidos - ... mujer... Pero esto le va a hacer bien, estoy segura. Así que ahora coman pizzas o juro que me las acabare todas - Los vi a los tres detenidamente, al decir esto último se sorprendieron aun mas - Si, T-O-D-A-S. - remarque esa ultima palabra.
- ¿Y arriesgar esa figura? Nunca. - Dijo Danny soltando un de sus clásicas carcajadas mientras tomaba una rebanada de pizza.
Así pasamos la tarde. Después de comer pizza Tom me dio una película que trajo que les gustaba a todos pero yo no las había visto, si había oído de ella y sabia que era la razón del nombre de su banda, si, hablo de Back to the future. Tom tenia una edición especial que venia con todas las películas de esta saga y por eso nos dedicamos toda la tarde a verla.
Los chicos se fueron como a las ocho por que estaban cansados, yo recogí el poco desastre que había y sin dudarlo me tumbe en mi cama, era demasiado temprano pero cada que lloraba me sentía exhausta, mas en la medida en que lo había hecho hoy y gracias a eso mis ojos se cerraron llevándome al mas hermoso de los sueños:

Estaba ahí, de pie viendo el hermoso cielo con su peculiar tomo azulado mientras las aves cantaban junto con el viento a través de las hojas de los arboles creando una hermosa música de fondo que daba esa sensación de paz y tranquilidad.
Unas manos envolvieron mi cintura, una cabeza se poso en mi hombro susurrando en mis oídos "te quiero" y de paso dejo un beso en mi mejilla, yo, sin dudarlo, gire hasta quedar frente a él, junte su frente con la mía y ambos lentamente hacíamos desaparecer la distancia que separaba a nuestros labios, al unirlos pude sentirme completa, él era lo que faltaba en mi vida, el llenaba aquel hueco que creía era imposible de llenar. Sus labios trataban a los míos dulcemente como si fuera algo de porcelana que se pudiera romper. Se alejó un poco de mi rostro y tomo mis manos entre las suyas, sus ojos celestes se clavaron en los míos mientras yo observaba cada detalle de su perfecto rostro, de hecho, Dougie, para mi, era la definición de perfección...

Entonces desperté agitada, ese sueño había sido tan real, inclusive pude saborear sus labios y eso me asustaba... ¿Por qué rayos había soñado algo así?

4 comentarios:

  1. Muy lindo tu fic... me encanto, espero el próximo capítulo; por cierto eres buena escrIbiendo, sigue así :D

    ResponderEliminar
  2. Zoe no la habia leido y asi no habia tenido tiempo hdkahdkal wo! Quiero un sueño asi :) hermoso como siempre me encantan tus capitulos largoas shkshfks floe nos vemos

    ResponderEliminar
  3. Este, hasta ahora, ha sido de mis capítulos favoritos. Estuvo muy bueno. Y la parte donde cantó con Tom "She falls asleep", la amé.

    ResponderEliminar