sábado, 19 de mayo de 2012

25. Surprise, surprise.

Zoé's POV
Voltee en dirección de aquel que me saludaba el cual se acerco a paso rápido, planto sus labios sobre los míos besándolos con desesperación y esperando una respuesta pero la única que recibió fue un empujón de mi parte.
- ¿Qué rayos haces aquí? ¿Cómo entraste?
- Vaya, creía que me extrañarías después de no habernos visto durante dos días. - Se acerco nuevamente pero ahora buscaba algo en sus bolsillos, una navaja.

Oh, oh.
Oportuno momento de aparecer.
Corre.
¿Con una navaja en su mano? Es mas seguro quedarme en donde estoy.
Como sea, solo no hagas algo estúpido.

- ¿Qué piensas hacer con eso, Dylan? Me vas a matar y después ¿Qué? - Dije desafiante y provocandolo, mierda.

¡Te dije que no hicieras algo estúpido!

Tomo mi rostro entre una de sus manos y presiono la navaja contra mi cuello dejándome sin habla, un movimiento en falso bastaba para que el hiciera lo que el tenia en mente.
Clave mas mi vista en sus ojos los cuales se veían perdidos, como si se hubiera drogado o tomado, si no es que ambas.
Dylan ¿Tomaste? - Intenté sonar calmada, el soltó una risa irónica haciendo que su aliento a café y alcohol confirmara mis sospechas.
- Si, tomé, fumé, cogí, me drogué e hice muchas cosas mas. - Intenté mover mi mano, que estaba recargada sobre la mesada del fregadero, y acercarla a el pero lo noto. - Ni lo intentes. - Presionó mas contra mi garganta haciendo que una gota de liquido caliente recorriera mi cuello. El silencio se hizo presente, lo único que el hacia era mantener su mirada fija en la mía.
- Tu me usaste. - Su comentario me hizo enojar ¿Se suponía que debía sentir lastima por el?
- ¿Q... qué? Tu me invitaste a salir, yo acepte ¿En qué maldito momento te use?
- No te hagas la estúpida, sabes que lo hiciste.
- Estas enfermo Dylan, enserio enfermo ¡Sueltame! - Forcejeé con su agarre pero eso solo provoco que cerrara mas sus dedos entorno a mis mejillas y que se acercara mas a mi, al punto de dejar milímetros entre nuestros labios. Me lanzo una mirada maliciosa que logre entender e intente librarme de el con mas desesperación pero eso se torno en un miedo profundo al sentir que la navaja se enterraba mas en mi cuello, este no es el Dylan que conocí, no, era uno que se dejo llevar por la rabia, que perdió la razón, que quería una venganza que estaba apunto de cobrar. Mire nuevamente a sus ojos con mas detenimiento, no, no había perdido la razón por la rabia, o no del todo, también había sido por todas las sustancias que tomo.
Dylan, no hagas esto. - Dije en tono suplicante pues sabia que no podía hacer nada para detenerlo. Enarco una ceja y movió su cabeza de una manera extraña.
- ¿Hacer que? ¿Esto? - Movió la navaja por mi cuello hasta llegar a mi blusa y lo paso por cada uno de los botones hasta cortar sus hilos dejándolos caer contra el suelo y al llegar al ultimo dejo mi pecho y abdomen al descubierto, dejo la navaja recargada sobre el botón de mis pantalones, examino cada parte de mi pecho y abdomen semidesnudos de no ser porque aun tenia el sosténEres simplemente hermosa. - Regreso su mirada a mis ojos y después la bajo a mis labios los cuales atrapo con los suyos, no me negué pero tampoco le respondí, deje que estuviera bastante distraído para tomar la jarra de café y echársela encima no sin ganarme un buen corte en el abdomen, me solté de su agarre con un empujón y salí corriendo hacia la puerta pero habían dos problemas: la puerta estaba cerrada y el temblor de mis manos no me permitía abrirla. 
Entonces, cuando por fin pude abrir, el me halo del brazo y me tiro al suelo, ahora estaba enfurecido, lo veía en sus ojos. Intente gatear por el suelo para llegar a mi habitación pero me tomo del tobillo y me arrastro hacia el, después atrapo mis manos con una de las suyas y mi cuerpo quedo inmovilizado por el suyo.
No va a ser tan fácil huir, querida. - Y fue cuando empezó algo que seguramente no podía detener.

Dougie's POV
Calcule unas dos horas desde la llamada de Danny para ir a verla, maneje con cuidado pensando que rayos le podía decir pero algo en mi me decía que todo saldría en el momento.
Llegue al edificio donde ella vivía pero cuando me acerque al elevador Bob me detuvo.
- Se atasco Doug, acabo de llamar al técnico. 
- ¿Zoé ya llego?
- Hace como diez minutos.
- Gracias, Bobby, iré por las escaleras. - Le di una palmada en la espalda en modo de despedida mientras me dirigía a las escaleras escondidas tras una puerta con un gran letrero de "Ruta de Evacuación". Subí los diez pisos pero en el siete empece a sentir el cansancio en mis piernas pero necesitaba verla, a tal punto que los últimos tres pisos los subí corriendo. Llegue a su respectivo piso y entre por la enorme puerta que tenia la misma señal que la del lobby. Su departamento estaba al otro extremo de donde yo me encontraba y aquel pasillo parecía ser infinito desde mi perspectiva. 
Empece a caminar y como a unos cinco metros de su puerta empece a oír ruidos extraños provenientes de su departamento, me acerque mas y entonces el temor se apodero de mi. Ella había soltado un grito de dolor, algo le estaba pasando, alguien la estaba lastimando. Sin dudarlo tome el picaporte y lo gire, estaba abierto. Me asome con cuidado y vi la peor escena que me podían haber mostrado: ella en el suelo con las lagrimas brotando de sus ojos, su pecho y abdomen al descubierto en el cual había un corte alargado del cual salía poca sangre, ella estaba completamente inmovilizada por un tipo que tenia sus manos sujetas contra el suelo y las piernas atrapadas con las suyas, ella forcejeaba contra aquel idiota y soltaba de maldiciones en su contra pero no lograba que liberarse, podía ver la desesperación y el temor en sus facciones.
Deje la puerta emparejada mientras tomaba mi celular rápidamente, llamarle a la policía tardaría mucho así que haría que alguien le llamara por mi.
- Tom, llama a la policía y aun doctor, mándalos al departamento de Zoé, es urgente. 
- ¿Pero...
- ¡Hazlo! - Corte la llamada y regrese el celular a mi bolsillo, tome valor y con cuidado abrí nuevamente la puerta, no iba a dejar que aquel bastardo le hiciera daño.


Zoé's POV
Era como regresar al año pasado, en mi segundo día aquí, cuando me asaltaron e intentaron violar en aquel callejón pero ahora era en mi propio hogar.
El besaba con desesperación mi cuello y una de sus manos recorría cada parte de mi, las lagrimas salían sin permiso y mi resistencia había sido completamente derrotada, es en momentos como este cuando desearía ser yo la que estuvo en ese incendio y no mi familia.
Cerré los ojos esperando lo inevitable, ya no tenia fuerzas para forcejear con el...
Pero... de repente, cuando ya me había dado por vencida aquel idiota ya no se encontraba encima mío. Abrí los ojos y ahí estaba el, Doug, enfadado y mirando con desprecio a aquel que intentaba vengarse. Me incorpore con cuidado pero el me alzo en sus brazos cargándome cual bebe.
Tenemos que salir. - Murmuró un poco agitado.
¿Que haces aquí Doug?
- Venia a hablar contigo y me topo con ese... - Antes de que el pudiera decir algo mas, ambos caímos al suelo pues Dylan tomo a Dougie por el tobillo, yo me golpee en la cabeza con un mueble y escuche como algo de cristal se rompía a mis espaldas. Lo ultimo que vi antes de caer inconsciente fue como Dylan golpeaba a Doug en el rostro.
Doug...

Dougie's POV
Dylan y yo empezamos a forcejear pero el me soltó un golpe en el rostro dejándome desubicado.
- Siempre estas en donde no te llaman. Siempre estorbando en mi camino. - Escupió cada una de las palabras con repulsión.
- ¿Para conquistarla? Lamento haberlo hecho antes que tu. - Eso lo hizo enojar aún más provocando que me soltara un golpe en el estomago, caí de rodillas al suelo pues me expulso el aire, estaba a punto de soltarme otro golpe pero las sirenas policíacas empezaron a sonar desde la calle, note su rostro asustado. - Hazlo, golpeame una vez mas. - Lo rete una vez que recupere el aliento.
- Esto no se va a quedar así, Poynter. - Amenazó antes de salir huyendo. Toque el lugar donde me propicio el primer golpe que fue en la nariz y me di cuenta que me estaba saliendo sangre, maldito bastardo.
Me acerque a Zoé y la volví a cargar en brazos pero mi di cuenta que en su espalda y brazos habían algunos cristales enterrados, maldición.
Justo cuando iba a recostarla sobre el sofá entro un policía seguido de Tom, Danny, Harry y el doctor Hawthorne detrás de ellos.
- Acaba de huir. - Dije al policía.
- ¿Descripción?
- De su altura. - Señalé a Harry. - Tez pálida, ojos color ámbar, traía una navaja rojo brillante.
- ¿Cómo iba vestido?
- Hmmm... - Intenté recordar que traía puesto pero solo me vino una especie de borrón. - Pantalones de mezclilla... playera negra... - El doctor se acerco a Zoé y empezó a examinarla mientras Tom me daba algo con que limpiar la sangre en mi nariz.
- ¿Nombre y relación con la chica? - Preguntó el policía con una libreta de notas en la mano apuntando todo lo que decíamos.
- Creo que se llamaba Dylan Gibson, era su ex-novio. - Tom me miró sorprendido e interrogante, yo solo le respondí con un leve asentimiento. 
- ¿Sabe la dirección donde vive? 
- Solo ella lo sabe. - Cuando gire mi vista hacia Zoé me tope con una foto donde estaban ellos dos, sin dudarlo, la tome y se la entregué al policía. - Es él. - Lo señalé y el solo asintió.
- Estaremos buscándolo, por favor, en cuanto despierte que marque este numero... - Me entregó una tarjeta de presentación con algo escrito atrás.- Y que mencione el caso 5664 para que nos de la dirección.
- Muchas gracias oficial. - Asintió y se marcho. Me acerque a donde estaba el doctor y la vi ahí, inocente, inconsciente, adolorida y con una expresión atemorizada.
- Esta herida sanara de dos a tres semanas. - Señalo su abdomen mientras le ponía una venda. - No es necesario darle puntadas pues solo fue una herida superficial y estos... - Señaló las medas pequeñas heridas en su brazo y espalda. - En unos cuantos días ya no estarán.
- Voy a buscar algo que ponerle. - Dijo Danny caminando hacia la habitación de Zoé y de ahí salio Marty corriendo buscando a su dueña, pero antes de que llegara a ella la cargué en brazos y la tranquilice acariciando
- En general, estará bien. Es la misma chica de la otra vez ¿Cierto? - Tom y yo asentimos un par de veces. - En ese caso, ya saben que hacer.
- Gracias, doctor, lo acompaño al living. - Dijo Tom, al igual que aquella tarde. Ambos dejaron el departamento justo cuando Danny entro con una blusa gris entre sus manos que me entrego a mi.
Pónsela tu. 
- Ayúdenme a levantarla, con cuidado para no despertarla. - Harry y Danny hicieron lo que les pedí, con cuidado le quite la blusa blanca de botones, que ahora no tenia mas botones, y le puse la blusa gris que Dan trajo, después la recostaron sobre el sofá nuevamente y ella soltó un par de lagrimas en sueños.
- ¿Por qué le pasan esta clase de cosas a ellas? - Pensé en voz alta mis dos amigas solo me dieron una palmada en la espalda.
- Vamos a recoger este lugar. - Dijo Harry, todos asentimos y empezamos a trabajar. - ¿Piensas hablar con ella?
- Después de esto, no creo.
- ¿Por qué?
- ¿Por qué crees tu? - Harry se hundió de hombros. - No voy a hablar con ella pero si voy a estar al pendiente. - No quiero que nadie la lastime y mucho menos... Yo, no otra vez.

Zoé's POV
Estaba empezando a recuperar la conciencia, tenia un insoportable dolor de cabeza pero, en general, me dolía todo el maldito cuerpo, esto si estar jodida.
Me estire poco a poco intentando reconocer las partes mas afectadas pero al hacerlo solté un grito ahogado. Me incorpore con lentitud dejando mis brazos recargados sobre mis rodillas y frote mis ojos antes de abrirlos. Al hacerlo me di cuenta que la escena ya no era la misma, alguien estaba sentado al borde del sofá donde yo me encontraba.
- ¿Dougie? - Susurre al reconocer su brillante cabello, el giro a verme y note alivio en su mirada, después de eso me envolvió en sus brazos mientras que yo, sin dudarlo, hundí mi rostro en su pecho y rodee su torso aferrandome a su playera. Empece a llorar como nunca lo he hecho, el acariciaba mi cabello en un intento de consuelo.
- El doctor ya se fue... - Escuche la voz de Tom desde la entrada y mas pasos que se acercaban a donde estábamos nosotros. - Oh, ya despertó. - Sentí como Doug movía su cabeza asintiendo un par de veces. Poco a poco me deshice de este abrazo que se volvió en una especie de refugio pero antes de soltarme, Doug clavo sus ojos en los míos y en su mirada pude leer aquella pregunta tan obvia.
- Estoy bien. - Quise mentir, me limpie las lagrimas con la parte inferior de la palma de mi mano pero alguien me ofreció un pañuelo, era Danny y al lado de el se encontraba Harry.
¿Como te sientes, pequeña? - Pregunto Jones con el semblante preocupado.
- Me duele todo. - Respondí con sinceridad. - Pero creo que fue mas el golpe psicológico. - Dougie y Tom fueron los únicos que entendieron pues Harry no se tardo en preguntar.
¿A que te refieres? - Pensé unos segundos antes de hablar ¿Qué pierdo si les cuento la forma en que conocí a sus amigos?
Hace casi un año, en mi segundo día aquí, en Londres, me paso algo similar: Me asaltaron e intentaron violar en un callejón pero esa ultima parte no la lograron. - Doug tomo mi mano y yo la apretésentía aquel estúpido nudo en la garganta. - Logre salir de aquel lugar pero estaba muy desorientada, entonces choque con Doug y me desvanecí en sus brazos.
- Entonces Tom y yo la llevamos a casa y así nos conocimos. - Concluyó Doug.
Pero no sabias mi nombre hasta la sesión. - Le reproche con una risita.
Si, eso fue una tontería. - Dijo Tom mostrando su hoyuelo.
Tengo que llamarle a Bob. - Doug se movió un poco dejándome bajar mis piernas del sofá, con cuidado me quise poner de pie pero un estúpido mareo invadió mi sistema, Danny estiro su brazo hacia mi y yo lo tome en lo que recuperaba el equilibrio. - Gracias. - Camine con torpeza hacia el teléfono y marque el numero de recepción. - ¿Bobby? ¿ Podrías llamar al cerrajero?.
- Por supuesto.
- Gracias. - Colgué antes de que me pudiera preguntar algo. Que horrible sensación era la de tener miedo de estar en tu propia casa. Me quede recargada en mi piano mientras veía a través de la ventana, por alguna razón, no paraba de sentir escalofríos desde que me desperté. Tenía tantas cosas en mi cabeza pero también tenia presente que debía agradecerle a Doug, se arriesgó a si mismo por ayudarme a mi, el casi siempre esta ahí cuando lo necesito.
Sentí que alguien me empujaba levemente, dirigí mi mirada a el dueño y era él.

Narrador:
Doug se acerco a ella temeroso por la reacción, moría por hablar con ella y aclarar todo antes de que estuvieran separados por seis meses, cosa que el creía, sucedería así ¿Por qué todos se adelantan a los hechos?
Ella pensaba la manera mas sensata de agradecerle pero el hilo de sus pensamientos fue interrumpido por el pequeño empujón que este le propicio, ella se lo regreso con más dulzura y ambos rieron cómplices, como en los viejos tiempos, entonces algo en la muñeca de el capto su atención.
- Aún la tienes. - Señaló aquella pulsera que ella le regalo en nochebuena, noche en la que... Bueno, ustedes y ellos saben el resto de la historia por la cual ella se ruborizo casi al instante.
- Desde que me la diste, no me la he quitado.
- ¿Por qué? - Preguntó ella aun con la mirada fija en la pulsera de brillantes colores que hizo.
- Porque todo buen capitán tiene un tesoro y este es uno de ellos. 
- ¿Tienes más de uno?
- En realidad... Solo dos. 
- ¿Dos? Y ¿Cuál es el otro? - Ella por fin levanto la vista hacia el pero no recibió ninguna respuesta solo una mirada enternecida y una media sonrisa, supo exactamente a que se refería y gracias a eso una brillante sonrisa apareció en su rostro, a ambos se les ruborizaron las mejillas pero mantuvieron aquella mirada que delataba absolutamente todo: Lo mucho que se extrañaron, lo mucho que se necesitaban, lo mucho que se atraían y lo mucho que se querían. Ella desvió la mirada con mucho pesar pero dejo caer su cabeza en el hombro de el.
- Muchas gracias por lo de hoy... Por todo. - Dijo con la voz un poco ahogada, el la cambio de posición haciendo que ambos quedaran frente a frente, ambos se miraron nuevamente, ella un poco nerviosa pues vio como el iba acortando la distancia entre sus rostros pero sus labios tomaron otro camino plantando un beso en su frente y después envolviéndola en otro dulce abrazo, esta clase de cosas eran las que ella más extrañaba, escondió su rostro en aquel pecho masculino mientras sus manos se posaban alrededor de su torso.
Los demás chicos observaron la dulce escena y decidieron dejarlos solos, salieron del departamento cerrando la puerta con cuidado para que no se escuchara el golpe.
- Simplemente, no los entiendo. - Dijo el baterista mientras rascaba su nuca, llegaron al elevador y presionaron el botón y esperaron a que llegara.
- Nadie lo hace, pero... ¿Que hacia aquí Doug? - Preguntó Tom.
- Yo le había llamado hace rato, supongo que vino a hablar con ella, pero que bueno que llego a tiempo. - Danny les explico y al decir eso ultimo los tres asintieron.
- Ha pasado por mucho. - Comento con voz reflexiva Tom mientras el elevador cerraba sus puertas y empezaba a moverse hacia el elevador mientras aquel par seguían fundidos en aquel abrazo que ambos buscaron en otros brazos pero que jamás sería igual al que solo ellos podían regalarse.

Zoé's POV
La protección que sus brazos me brindaban en ese momento era todo lo que yo necesitaba para sentirme tranquila.
- Lamento todas las estupideces que he dicho y hecho. - Me tomo de sorpresa pero yo solo asentí un par de veces cerrando aun mas mis brazos a su alrededor.
- No vuelvas a hacer cosas así, por favor. - Sentí que estuve a punto de estallar nuevamente en llanto pero no me inmutaría, no esta vez, no otra vez. - Te... te quiero. - Mis dedos se aferraron a su chaqueta por los nervios y hundí mi cabeza aun mas en su pecho, cerré mis ojos con fuerza y mordí mi labio inferior con fuerza, ahora me sentía avergonzada. Dougie cambió su posición moviendome a mi también pero decidí no abrir mis ojos y para cubrir el enrojecimiento de mis mejillas tape rapidamente mi rostro con ambas manos.
- Zoé, mirame. - Negué un par de veces. - Por favor. - Oh, no, ese tonito no. - Zoé... - ¡Demonios! Descubrí mi rostro y al abrir los ojos me tope con aquel par de mares que me miraban con intensidad y ternura ¿Por qué tenia que ser tan jodidamente perfecto? ¿¡Por qué!? Y peor aún ¿Por qué tenía que estar enamorada de el?


Porque el es perfecto para ti, aunque te cueste admitirlo.


- Te quiero. - Era increible la manera en que dos simples palabras podían desencadenar miles de reacciones dentro de tu cuerpo, desde la sorpresa, pasando por la felicidad, atravesando un enrojecimento de mejillas y terminando con la revolución de cosquillas en el estomago llamadas "mariposas" entre muchas otras como la falta de habla. Sonreí estúpidamente desviando mi mirada hacia donde supuestamente estaban los demás y fue cuando note que estábamos solos.
- Se fueron. - Con mi mano señale hacia donde estaba mi vista

Cerré la puerta una vez que nos despedimos y mire a mi alrededor ¿Realmente quería pasar esta noche sola? La respuesta era obvia. Abrí la puerta rápidamente y por suerte aun no había entrado al elevador.
- Doug... - Capté su atención. 
- ¿Qué pasa? - Preguntó con el semblante confundido.
- ¿ Podrías quedarte? ¿Solo esta noche? - "Que diga que si, que diga que si, por favor"
- Por supuesto. - Mi mente soltó un suspiro de alivio que mi cuerpo no quiso hacer obvio, el regreso al departamento mientras yo cerraba la puerta a nuestras espaldas, no era tan tarde y el cerrajero todavía no llegaba así que se me ocurrió algo.
- ¿Cereal y película? - Volteo a verme con una expresión que no pude descifrar pero después me regalo una sonrisa, aquella sonrisa.
- Solo tú puedes dar una buena cara ante catastrofes.
- ¿Qué te puedo decir? - Me hundí de hombros mientras caminaba hacia la cocina, sacaba dos platones y el cereal de chocolate que ambos amabamos. - Lamentarme, sufrir, preocuparme por algo que ya paso no va a cambiar las cosas. - Empece a servir el cereal pero podía sentir su miraba en mi perfil. - ¿Qué?
- Nada ¿Te ayudo en algo?
- En escoger una película, sabes donde están. - Asintió y fue a la repisa donde estaban todas las películas que he comprado poco a poco. Vertí la leche en ambos platos pero antes de sacar las cucharas unos nudillos tocaron a mi puerta, por alguna razón me atemorice y Dougie lo notó y fue el quien se encargó de abrir la puerta no sin antes preguntar quien era; solo el cerrajero.
Le explique que de alguna manera alguien logro abrir la puerta cuando yo la deje con llave y me empezó a decir muchas posibilidades pero en realidad mi cabeza no lograba o no quería entender lo que decía así que solo le pedí que cambiara el cerrojo y que pusiera uno mas seguro y difícil de abrir sin llave, en pocas palabras, algo mucho más seguro.
En lo que aquel señor trabajaba Dougie y yo empezamos a comer el cereal que ya estaba remojado y la crujiente textura había desaparecido.
- No me gusta el cereal aguado. - Dije entre bocado y bocado. Cuando terminé mi cereal, deje el platon en el fregadero y busque alguna prenda que Dougie pudiera usar como pijama y encontré algo perfecto; La sudadera roja que el alguna vez me prestó y unos pants grises que compre creyendo que eran de mujer y son de hombre, supongo que de su talla.
- Toma, sientete como en tu casa. - Deje las cosas caer sobre su torso mientras regresaba a mi habitación para ponerme mi pijama. Cuando me despoje de la blusa gris que alguien me puso note la venda que rodeaba mi torso y un extraño dolor en una parte de mi abdomen, donde la navaja había dibujado un largo trazo, también note unas pequeñas marcas en mi brazos izquierdo. Tome mi pijama que eran simplemente unos pantalones holgados de lineas azules y verdes y una blusa de manga corta blanca, fui a mi baño para desmaquillarme y lavarme los dientes, cuando vi mi reflejo en aquel espejo note que mis ojos seguían rojos de tanto llorar.
Cuando entre al living, oh sorpresa. Doug estaba en el sofá viendo algo en la televisión, creo que eran los cortos que suceden antes de la película pero eso no era lo que realmente captaba mi atención, sino, su torso que se encontraba despojado de su sudadera roja. Me distraje a tal punto que mientras caminaba me pegue en el dedo meñique con un mueble, solté un quejido que intente ahogar sin mucho éxito pues él volteo a verme y se acerco rápidamente a mi.
- ¿Estás bien?
- Si... ahh... si. - Me quedé observando su tatuaje de la manera más obvia pero no podía apartar mi vista de su pecho no tan musculoso pero si marcado, mis ojos recorrían cada parte que mi panorámica me permitía ‹‹Dios››. Alguien carraspeo su garganta y captó mi atención ‹‹Por fin››, voltee hacia la puerta y el cerrajero.
- Ya está listo, señorita Miller. - Asentí y fui por mi cartera a la oficina, le pagué al cerrajero y este me entrego la llave y sus copias, se despidió con un simple "buenas noches" y se marchó. Sentí aquel dolor en mi dedo meñique que me hizo tomar asiento y sobarlo para que pasara el dolor.
- Ya está puesta la película.
- ¿Cuál escogiste? - Mantuve mi mirada fija en la pantalla, la película empezó y la reconocí de inmediato pues era mi favorita: 500 day of summer pero no logre llegar a la mitad de la película pues mis párpados se dieron por vencidos arrastrándome al más profundo y horrible de los sueños.

(* * *)

Me desperté un poco adolorida pero demasiado temprano, supongo que la emoción del tour podía mas que mis estupidas pesadillas. Cuando quise levantarme me tope con su colorido brazo alrededor de mi cintura, estaba en mi cama, con él. Me quise mover con cuidado para no despertarlo pero esto solo provoco que el me aferrara mas a su cuerpo, solté una risa que ahogue con una almohada pero aun así se despertó y me sentí en la libertad de reír como tonta.
- ¿Qué pasa? - Preguntó con voz adormilada.
- Nada. - Intente mover nuevamente su brazo pero no me hizo el trabajo fácil.
- No te vayas.
- Tengo que ir a trabajar
- No vayas. - Si no fuera porque tenia que reunirme con Dean y David me hubiera quedado con el todo el tiempo que me pidiera, sin rechistar ni reprochar, ahí en la caliente cama que ahora me decía a gritos que me quedara tal como estaba: entre sus brazos protectores.
- Es importante Doug. - Dije sin muchas ganas mientras las yemas de mis dedos recorrían cada uno de los trazos de su brillante y colorido tatuaje. - Preparare "Omelette au fromage" 
- Eso dice Dexter en un capitulo. - Soltó una sonrisa aun con los ojos cerrados, que ganas de besarlo.
- El lo dice, yo lo hago. - La tercera era la vencida y en esta ocasión si logre librarme de sus brazos no sin llevarme una mordida en el hombro de su parte. - Eso es canivalismo. - Le acuse mientras me dirigía a la cocina pero de paso abrí las cortinas y la luz blanquecina invadió todo el lugar, escuche que él soltó un quejido provocando que yo riera.
Empecé a batir los huevos y cortar el queso, encendí la sartén pero antes de vertir el huevo ya batido su barbilla se recargo en mi hombro y su respiración en mi cuello causo cosquillas en el.
- Por fin, ya casi está.
- Omelette au fromage
- Oui, oui. - Ambos reímos y seguí preparado el desayuno, a los cinco minutos ya estaba listo, lo puse en dos platos y los coloque en la mesada. - ¿Café? - El asintió mientras tomaba asiento, con todo ya listo, comimos platicando un poco de los pasado en los últimos meses, demasiado tiempo había pasado desde que esto había sucedido, no me había dado cuenta de lo mucho que extrañaba esto, lo mucho que lo extrañaba.
Recogí los platos para lavarlos rápidamente, el reloj me estaba apresurando; eran las ocho y cuarto y me tardaba media hora en llegar así que seria mejor que me diera prisa.
Me metí a la ducha mientras él veía televisión. Cuando salí me cubrí inmediatamente con la toalla pues no quería ver los estragos y marcas que ahora tenía mi cuerpo que estaban... Frescas, por así decirlo. Opté por ponerme algo sencillo y cómodo pero me enfoque más en que lo que pusiera para abrigarme me cubriera los brazos por completo, me puse unos jeans azul claro, una blusa de manga corta blanca y un sueter negro que llegaba hasta mis manos, me puse unos vans negros y deje mi cabello suelto para cubrir mi cuello, me sentía insegura y temerosa. Delinee mis párpados como solía hacerlo y cepille mis dientes, tome mis cosas dispuesta para ir a mi trabajo pues se me hacía un poco tarde, camine hacia la puerta y una vez en el elevador me percaté de que algo se me olvido, o más bien alguien. Regrese, metí la llave en el cerrojo y ahí estaba él con una sonrisa burlona.
- Ya sé, ya sé. - Empecé a decir mientras intentaba sacar una de las copias de la llave, me acerque a el y se la tendí. - No te olvides de cerrar al salir.
- ¿Nos vemos en la semana?
- No creo Doug, estaré un poco ocupada por el trabajo pero nos veremos en el concierto de Wembley.
- ¿Si?
- Te lo prometo, Tom me dió un pase de backstage. - Le tuve que mentir, de hecho lo vería este viernes y el, ninguno, lo sabia. - Nos vemos, Dougie. - Acerque mis labios a su mejilla pero el giro un poco su rostro y mis labios terminaron en la comisura de los suyos, nuestros rostros se separaron pero las miradas se entrelazaron, note como se acercaba mas a el. - Voy a llegar tarde, nos vemos. - Y salí volando de mi departamento por suerte llego el elevador en ese instante, entre y deje caer mi peso en una de las paredes cubriendo mi rostro con ambas manos ‹‹Rayos››.
Llegué al lobby y ni siquiera salude a Bobby, salí corriendo a mi auto y comencé a manejar lo más rápido que el tráfico me permitió haciendo que llegara cinco minutos tarde al edificio pero fueron diez minutos más en lo que el elevador llegaba al último piso.
- Lamento la demora. - Dije con la respiración entrecortada por la presión.
- Solo fueron unos minutos, no es tan importante ¿Comenzamos? - Y con eso empezaron mis tres días de preparación para el tour, cansados pero emocionantes.
Hoy era jueves 17 de marzo del 2011 mañana iniciaba oficialmente el tour, casi seis meses con ellos, con él ¿Qué es lo peor que podría pasar? No, la pregunta correcta es ¿Qué es lo que irá a pasar?




















_____________________________________________________________
Espero les vaya gustando el camino que va tomando el fic y que me dejen sus opiniones, muchas gracias a todas por leer :3 y si quieren que les avise por twitter solo dejen su username, si hay mas COMENTARIOS Y LIKES subo más rápido. Pero enserio, comenten pues me encanta leer lo que ustedes tienen que decir, no se tardan ni cinco minutos.
Cuidense mucho y, de nuevo, ¡gracias por leer!


Atte: Zoé <3

14 comentarios:

  1. Simplemente increíble..

    ResponderEliminar
  2. Goooooosh,como amo esta novela. Con solo imaginarme a Doug con el torso descubierto y acostado a mi lado akdjfhlsjdkdj Amo como escribes,de enserio, nunca dejes de hacerlo! Por cierto, MUERTE A DYLAN! (? Ah, pero bueno, es un hdp. Me encanta como se esta encaminando la novela, sigue asi ;)
    Xxx,
    Lola.

    ResponderEliminar
  3. owww dios!!!!
    nunca me imagine que dylan podia ser tan desgraciado..
    awww
    doug es su heroe, en serio me encanto...
    amo tu nove
    siguela por fis...
    cuidate mucho...

    ResponderEliminar
  4. Si, que ya me puse al día:3
    y joder! LosabiaLosabiaLosabia LO SABIA. Sabia que Dylan iba a aparecer, y mira lo que hizo. imbécil. Es que si doug no hubiera aparecido en el momento justo ya creo que Mel si podría estar traumada, o hubiera pasado algo peor con esa estúpida navaja. Pero el punto es que Doug llego y las cosas no paso a taan graves, porque grave ya fue. y si! Pensé que todo se volvería raro cuando los chicos se fueran de Tour, pero no señor. Ella se va con ellos, ya quiero ver la expresión de los chicos, en especial la de doug cuando sepan que ella parte junto a ellos.
    me encanto guapa, y espero que no tardes mucho es publicar cap.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Uno de mis capítulos preferidos ♥

    ResponderEliminar
  6. Mi mente inocente esperaba que el que estaba adentro del departamento sea Dougie, lindo susto me pegué cuando leí lo de Dylan y la navaja ajajaja.
    Me encanto el capítulo! Un besote:)

    ResponderEliminar
  7. ME ENCANTA YA SABES LO QUE PIENSO, PERO DEBÍA HACER ACTO DE PRESENCIA ACÁ. TE QUIER <3

    ResponderEliminar
  8. Hola. Hace unos días empece a leer tu novela y me ha encantado como va así que ya tienes una nueva lectora aquí :3

    ResponderEliminar
  9. Aw. Durmieron juntos hgfd. Qué lindo. A mí sí me gusta como está la fic :').

    ResponderEliminar
  10. AY, NO. ¿¡POR QUÉ NO LA CONTINUASTE!? ME VOY A MORIR. ME MATASTE, NOOOOOOOOOOOOOOOOOOO :'c. ¿¡POR QUÉ!? MI POBRE CORAZÓN, AH. NO ES JUSTO. HKDJDJSGAKDD. ME MORIRÉ.

    ResponderEliminar
  11. A MI ME VA A DAR ALGO COMO NO LA SIGAS! ¬¬ Te lo digo en serio, que llevo un puñetero mes entero (o casi) entrando dia si y dia también deseando ver en el encabezado "Capitulo 26" pero nada, y me pongo triste y me voy a llorar a una esquina pero al rato se me pasa y me entra la vena asesina y me dan ganas de ir a tu casa a obligarte a escribir ¬¬ (agradece que vivimos muy lejos porque como te tuviese cerca...) pero con cariño eh ^^.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, la historia es skdfniawehbisldb ok? Pues eso. Es una de las pocas historias que leo que realmente merecen la pena (más me gustaría a mi escribir así -.-")
    Ah y soy @mcflycrazier, para que me avises cuando subas :)

    Pd: sorry por el comentario anterior pero cuando una historia me engancha desde el principio como esta me da el ansia de leer y leer y leer... Y quiero saber YA MISMO que co** va a pasar con estos dos, que me tienes en ascuas. Besitos de parte de La Reina Cotilla *sabéis que me adoráis* Xx

    ResponderEliminar
  13. *lol mi anterior comentario* Dirás: "hay que jo*****, no me comenta nunca y ahora tengo tres suyos".
    No vayas a pensar que soy una stalker ni nada de eso (aunque si sirve para que subas mas a menudo...) En serio, siento ser tan pesada pero es que me aburro y cuando me aburro se me va la pinza y salen cosas como esas *ahora es cuando me reportas como spam xDD*

    Venga va, ya te dejo *ahora es de verdad* Sayonara Baby :)

    ResponderEliminar
  14. hace meses que no leía tu fic y creí que tenía como 10 capitulos y sólo tenía 3... subí yaaaaa!!! Me muero por saber que pasa!!

    ResponderEliminar